Correr, caminar, pedalear, trepar, nadar, saltar...Trabajar y VIVIR. La diabetes, una anécdota.

Siempre y cuando controlemos el ejercicio y nuestra glucemia en sangre. Esta enfermedad que junto con la obesidad está considerada la epidemia del siglo XXI permite llevar una vida activa perfectamente normal gracias a médicos e investigadores, profesionales apasionados que no dejan de trabajar para que mañana sea de verdad una anécdota. Hay dos tipos principales de diabetes: Tipo I y tipo II. La primera es la mía, la insulino-dependiente o también llamada infantil, porque en un alto porcentaje de casos se presenta a edades tempranas, aunque yo "debuté" con esta enfermedad a los 44 años. Mi sistema inmune falló y atacó a las células del páncreas que producen la insulina sufriendo a continuación los tres síntomas del libro o las "tres Pes": Poliuria (orinar mucho), Polidipsia (sed horrible a todas horas) y Polifagia (hambre, hambre, haaaambre).



¿Porqué a mí? Pensé. A mí que toda la vida he hecho deporte, que sólo tres meses antes terminé mi Cuarta Maratón en Donosti, a mí que no fumo, a mí que soy un chico formal: Buen padre y ejemplar esposo, a mí que hago la declaración de renta puntualmente y pago la contribución urbana y el impuesto de circulación religiosamente cada año... ¿Porqué?



El estrés que tantos sufrimos en mayor o menor grado, herencia genética, un catarro mal curado, la contaminación, el agujero de la capa de ozono... Médicos, familiares, amigos, vecinos y yo mismo apuntamos una u otra causa, pero lo cierto es que daba lo mismo. El caso es que mi cuerpo -mi páncreas- casi no tenía reservas de insulina y que ya no iba a producir más -o muy poca- y que iba a necesitar "pincharme" insulina todos los días.

lunes, 30 de abril de 2018

Nafarroa Xtreme III Edición

Subiendo a Goitean (km 56 aprox)
Entre Urkiaga y Artesiaga voy todo el rato dentro de una larga fila de corredores. Siempre dentro de la niebla subimos y bajamos el largo espinazo de montañas que señalan la divisoria de aguas atlántico-mediterránea. Entre el gris del cielo y el verde de la hierba nuestras camisetas de colores chillones son un contrapunto alegre en la monotonía del paisaje. Nadie habla y como incluso el viento está callado solo escuchamos nuestra respiración. En las subidas caminamos rápido pero en cuanto viene un llano o una bajada tendida retomamos la carrera todos a la vez.  Me siento cómodo y pienso si no será esto lo que llaman fluir, pues voy relajado, sin notar cansancio alguno. Mis pensamientos solo están centrados en distinguir cada accidente del terreno para saltar o cambiar de dirección. Estoy en éxtasis como los monjes derviches de Estambul o mejor aún, como los Sam, bosquimanos del Kalajari corriendo detrás de su presa por el desierto africano en un documental que vi hace unos días: Unas magníficas escenas de "caza por persistencia" que demuestran cómo estamos hechos para correr.
 
 
Verlo desde el minuto 30

El sábado 28 de abril se corría la III Edición de la Nafarroa Xtreme. Tres distancias: 68, 33 y 21 kilómetros, estos últimos en modalidad nocturna. Joseba y yo llegamos a eso de las 7:30, media hora antes de la salida de la prueba larga, la nuestra. Coincidiremos con otros dos Trizurkos: Iván y David. Los cuatro pelearemos para intentar repetir el tercer puesto en la clasificación por equipos pues como en la anterior edición este año también se disputa el Campeonato Navarro de Carreras por Montaña por Clubes. No lo conseguiremos puesto que además de los intratables A4' x KM  y los Txurregi están nuestros amigos de Adi-Ike: Mauri, Aitor, Angel y Tomás que nos darán para el pelo.  Y eso que Iván hará un carrerón y logrará un magnífico puesto 31 en la general.  ¡¡Volveremos a vernos!!

En la salida con Fernando, Joseba, David e Iván. Alejo está delante agachado.
En Zubiri también están Iñigo, Fernando y Alejo que harán de escobas en la prueba larga. Alejo hasta Artesiaga pero ¡¡Iñigo y Fernando se currarán la carrera completa!! Qué locos están algunos. Y qué fuertes...

Alberto Vela hará de escoba en la de 33 kmts, prueba en la que competirán Ascen y Egoitz, éste último otro de nuestros campeones que logrará el treceavo puesto en la clasificación.  En los 21 kmts de la nocturna también habrá un Trizurko: Alberto Larráyoz, ¡¡Bien por los valientes!!

Decir que este año la Nafarroa forma parte del Circuito Alpin-Ultras, junto con Desafío el Cainejo y los 100 kmts de la Canfranc Canfranc. Por eso en Zubiri estamos más corredores que en ninguna de las otras dos ediciones, con participantes de toda la geografía española amén de franceses, ingleses y hasta portugueses. ¡¡¡Ambientazo vaya!!!

Desde Jaén, de las montañas de Cazorla ha venido José Javier, amigo de nuestro Santi quien le acompañará unos cuantos kilómetros por el Adi y el Saioa ¡ya podías haber hecho toda la carrera campeón! Yo coincidiré con ellos, sobre todo subiendo el Saioa, la peor de las subidas, y os juro que Santi no dejó de hablar en ningún momento. Luego diría que era por distraer a Javi y hacerle menos dura la ascensión... Lo jodido es que de haberla hecho completa tampoco se habría estado callado. También está Plácido, vizcaíno de Lezama, con quien estuvimos el verano pasado en la Ultra de Villanúa. Su objetivo es completar Alpin-Ultras y hoy pondrá la primera piedra completando la primera prueba. Eso sí: sufrirá lo indecible con los pies... ¡Pobre! Y en meta además Santi le comerá la cabeza con los peligros que le esperan en el Cainejo...

Siendo mi tercera Nafarroa sabía de memoria casi todo el recorrido y salvo el tramo de la bajada a Iragui desde arriba del Goiteam, que por unos trabajos forestales la organización nos llevó por otro lado -por cierto menos técnico y mucho más sencillo-. A diferencia de septiembre, a finales de abril el verde de las hayas en la Primavera es mucho más bonito y luminoso y como todavía no han echado toda la hoja, el bosque está menos oscuro. Así las etapas que discurren entre los árboles, tienen una magia especial.
Bajando del Adi. Santi saluda a Patxi Arbizu. Foto Ramón Ferrer

Bajando del Adi. Foto Ramón Ferrer

La predicción amenazaba lluvia y fresco. Por eso he metido guantes gordos en la mochila y también una camiseta de manga larga. Finalmente tendremos mucha suerte y quitados los altos de Adi, Saioa y Zuriain, con bastante viento y niebla, disfrutaremos de buenísimas condiciones.
De Artesiaga a la cima de Saioa pasé mis apuros y fatigas como casi todo el mundo en esta que es la subida más dura de la carrera. Y en el paseo desde Saioa al vecino Zuriain tampoco tiré cohetes... Santi y Javi con quienes salí de Artesiaga se me fueron para adelante poco a poco y Joseba que venía detrás me alcanzó en Zuriain: yo iba justo y él super animado, lleno de fuerza y confianza. En el avituallamiento de Iturrondo le dije que tirara y aprovechara su momento para ganar puestos.

Tomás Goikoetxea se curró un pedazo de repor en la subida al Saioa, horas después participaría él también en los 21 kmts de la prueba nocturna. Eskerrik txapeldun!!!

Mauri y Aitor, dos pedazo de Adi Ikes
David a tope, esta vez sí que sí campeón!!

Javi acompañado de Santi


¡¡Vamos Josebaaaa!!
 En Iturrondo me puse fino de chorizo y cocacola, además de naranja, plátano y frutos secos. Rellené agua y me tiré a correr el largo descenso por el bosque hacia Lantz. Setecientos metros más abajo y sin acercarnos a Lantz nos desviamos por una zona de subi-bajas algo pestosilla donde mucha gente lo pasa mal pensando que Aritzu llega enseguida, pero no es así: cuesta un poco todavía.

Mi azúcar en esa zona está en 75, son las 13:46 y todavía falta para llegar a Aritzu así que como una barrita de proteínas con chocolate y otra de pan de higo para asegurarme la gasolina suficiente.

Me alcanza Pablo Apesteguía, un chaval majísimo del club 42195 con quien ya he coincidido algunas veces. Siempre está de buen humor y será una gozada ir juntos hasta Aritzu donde la organización nos ofrece caldo caliente -tomaré tres vasos- y macarrones. La pasta viene con algo de carne y tomate y comeré media ración. Se está muy bien en la plaza de este bonito pueblo pues aunque el día sigue nublado la temperatura es muy buena.

Van llegando corredores y al final nos juntamos una buena tropa. ¿Nos vamos? Pablo está ordenando su mochila y me dice que tire que ya me pillará en la siguiente subida. ¡Vale, hasta ahora!

Si la subida al Saioa es dura, la que viene ahora hasta las cimas de Artzeki, Urdanaz y Goitean no la regalan y con los más de 40 kilómetros de excursión que llevamos se atraganta a más de uno. Como a Joseba a quien me encuentro sentado a un lado del sendero. Le ha dado un bajón pero afirma estar recuperado así que proseguimos juntos la subida. Nos alcanza Pablo y los tres iremos juntos por estos altos que nos llevan volando por encima de los valles de Ultzama a nuestra derecha y Quinto Real a nuestra izquierda. El sol asoma entre las nubes y hace brillar el verde nuevo de los bosques que debajo nuestra se extienden en todas direcciones. ¡¡Precioso!! No había hecho una sola foto todavía pero finalmente decido sacar el móvil de la mochila y perder unos minutos. Vale la pena.

Con Joseba y Pablo


Zuriain y Saioa
¡¡Foto para la prensaaa!!




Avituallamiento de Karaton, km 52, saludamos a Uxue Fraile, campeona de Ultra-Trail y una de las organizadoras. Hablamos sobre mi diabetes y aprovecho para medirme el azúcar: 80, hora 15:56. Tomaré dos vasos de cocacola, medio sandwich de chorizo, frutos secos y dos cachos de plátano. ¡¡Adios adios!!

Joseba quería bajar de las 10 horas pero tenemos claro que en dos horas no llegamos a Zubiri. Nos queda llegar a Iragui y subir Baratxueta todavía... Uffff 

La bajada a Iragui se hace dura para las piernas, cargadísimas a estas alturas. Pablo ha tirado para adelante y Joseba se queda a echar un trago de agua de modo que seguimos por libre. ¡Venga ánimo!

¡Ánimo! le grito a Javi, el de Jaén, a quien alcanzaré abajo del valle, cuando emprendemos la corta pero puñetera subida al pueblo de Iragui donde tenemos el último avituallamiento sólido. Allí bebo otros dos vasos de cocacola, un puñado de cacahuetes y anacardos y con dos cachos de plátano en las mano me tiro hacia Baratxueta sin pensarlo un segundo. ¡¡Ya casi estamos!!


No serán ni 500 mts de desnivel pero la última cima nos hace resoplar... Uffff, pero me veo fuerte y conforme alcanzo a otros corredores me voy animando. ¡¡Esto está chupado!!

En el bosque me cruzo con Joxan Salgado ¡menudo pájaro! que se ha acercado a animar al personal y seguro se meterá un entreno de cuatro estrellas. Lo mismo que Ramón Ferrer que en la cima me ametralla con su cámara y su sonrisa ¡¡qué campeón!! El de Huesca no se ha querido perder esta carrera y como siempre se currará una excelente crónica en su super blog: Corriendo por la Sierra.

Foto Ramón Ferrer
Si los cuádriceps estaban jodidos bajando del Goitean a Iragui, no te digo nada lo que jode bajar a Usetxi, sobre todo en un par de zonas puñeteras donde puedes acabar rodando monte abajo si no aseguras el paso.

Avituallamiento líquido. Me bebo casi media botella de agua de un trago y me despido de los voluntarios dándoles las gracias: algo obligatorio con todos y cada uno de ellos en esta y todas las carreras.

Y corro, corro y corro por los senderos y pistas que me llevan a Zubiri. Cuatro kilómetros que sin duda fueron los más rápidos de toda la excursión: seguido de otros chicos que no me perdían el ritmo, fuimos a toda leche dando caza a no pocos corredores. Salvo una caída tonta en un escalón no hubo ningún otro problema hasta el arco de meta. ¡¡Metaaaaaaaa!!  10 horas y 25 minutos de excursión.

Bakaioko ¡qué fotaza! Foto Ramón Ferrer

David y Tomás en Baratxueta. Foto Ramón Ferrer

Plácido en Baratxueta. Foto Ramón Ferrer

Pablo y una chica de Zaragoza: Paula Figols con quien coincidimos en buena parte de la carrera. Foto Ramón Ferrer

domingo, 15 de abril de 2018

Zazpimendi in the moorning

¡¡Qué paliza y qué gozada la excursión de hoy Domingo!!  Me apetecía mucho hacer el recorrido completo de la ZazpiMendi, la carrera de montaña que se estrenará en Villava el próximo 20 de mayo junto con las otras dos pruebas: BiMendi e HiruMendi formando las tres la BHZMendiTrail, una verdadera fiesta del deporte y la montaña.
Entre Anoz y Navaz

Y me apetecía por dos motivos: El primero es que discurre por montes y senderos que apenas conozco a pesar de estar tan cerquita de Pamplona y el segundo para preparar las patas y sobre todo la cabeza de cara a la Nafarroa Xtrem, cuya tercera edición va a celebrarse en dos semanas, el 28 de abril y que también espero disfrutar por tercera vez.

Tras las inundaciones y lluvias de la última semana, hoy hemos tenido mucha suerte con el tiempo pues apenas nos han caído dos gotas y el sol ha calentado un poquico ¡¡hacía tiempo que no sudábamos tan agusto como hoy, ya era hora!!

A las 6:30 habíamos quedado en Villava. Ascen, Alejo, Carlos Nuin, Santi Oroz y yo hemos salido con los frontales pues a esa hora todavía no hay luz suficiente. David Senosiain que ha arrancado más tarde nos ha alcanzado cerca de Sorauren en la bajada de Antxoriz. Está super fuerte y quería meterse caña mientras que nosotros teníamos intención de hacerla andando al menos hasta Berriosuso donde habíamos dejado un coche para Ascen y Santi que querían terminar allí.

Tras más de un año sin apenas correr y amargado por las lesiones, Santi la ha gozado hoy con nosotros. Todavía no quiere correr por no complicar sus molestias pero caminar no veas cómo camina el pájaro: todos los jueves entrenamos con él cerca de Zizur un recorrido que hacemos caminando pero no veas a qué ritmo, el mismo que hoy llevábamos todos sobre todo en los suaves toboganes que por el Camino de Santiago nos han llevado de arriba del Miravalles a los pies de Larzabal. Quizás en las bajadas habríamos ganado algo pero en los llaneos y las subidas ninguno habríamos ido más rápidos hoy. Bueno, David sí y por eso nos ha pillado llegando a Sorauren a pesar de haber salido una hora más tarde. Después ha seguido con nosotros porque ha visto que le daba tiempo de terminar con margen para su comida familiar ¿Qué tal se han portado tus suegros campeón?

Ascen ha sido la única chica del equipo hoy y la más valiente como siempre. Tenía miedo de pasarlo regular en los casi 28 kilómetros que ella y Santi han venido con nosotros hasta Berriosuso pero enseguida ha comprobado que está muy bien preparada para castigarse las patas en cualquier prueba que se proponga. Ha terminado super contenta y tan bien se ha visto que seguro no tardará mucho en inscribirse para esta primera Zazpimendi ¡Animo campeona!

Mi tocayo Carlos Nuin, que hace unas semanas apenas había corrido nada por monte y se quejaba de las agujetas después de una excursión a la Higa, ya está en plena forma y hoy ha completado conmigo los casi 44 kmts del recorrido.  Hoy los Carlos no teníamos prisa y mientras que Alejo y David han tirado desde la cima de San Cristóbal directos hacia Villava, nosotros hemos seguido fielmente el itinerario de la carrera bajando a Berriozar para subir por segunda vez al fuerte de Ezkaba.

Alejo tampoco se puede quejar, tras un año muy complicado hoy ha comprobado que no debe tener ningún miedo a disfrutar en el monte haciendo lo que más le gusta, a él y a nosotros. A pesar de que durante casi toda la excursión nos iba "animando" con su típico humor: -¡Venga que ahora viene la subida dura! ¡Pero no os fiéis que luego viene otra peor! ¡Y después una bajada muy jodida pero que no es nada comparada con la siguiente!-.

En fin señores, una verdadera gozada.


Amanece sobre Huarte, Villava y Pamplona

Subiendo Antxoritz

Cima de Antxoritz

Ascen en la bajada a Sorauren

Santi gozándosela

Allí delante nuestra siguiente montaña: Ostiasko

Sorauren

La subidica de la alambrada para llegar a la cima de Ostiasko

En la cima de Ostiasko con Alejo, David, Ascen, Santi y Carlos Nuin

Bajando hacia Anoz, al fondo pueden distinguirse Beriain y Aralar

Anoz

Al rico sol!!!!!!!

Ascen tuvo un percance sin importancia bajando a Navaz por este barranco

Los trigos tirando para arriba y nosotros para Ezkaba


En Cildoz cargamos los depósitos de agua

Nos despedimos de Santi y Ascen

Primera subida a Ezkaba

Mi tocayo Nuin en la segunda subida a Ezkaba

Ezkaba Txiki

Villava. El Domingo pasado bajaba una poca más de agua



Ruta Wikiloc

Mis glucemias:

He bajado la Tresiba de 9 a 8 uds día pero creo que cuando tenga carrera gorda debo bajar a 6 por lo menos.

A las 5 antes de desayunar estaba justillo: 65. Café con leche, nueces y avellanas con una unidad de Novorapid.

A las 9:26 en la chabola de cazadores debajo del Ostiasko llevábamos unos 13 kilómetros y mi azúcar estaba en 106, solo había tomado una barrita de proteínas en la cima de Antxoriz.

A partir de ahí he ido tomando algún gel y frutos secos, bebiendo solo agua pero reservando el camel de la espalda con Acuarius para los últimos kilómetros. Lo que ha sido providencial pues entre Ezkaba y Ezkaba Txiki he sufrido una pájara regularcilla la cual he superado con un gel, una barra de frutas y buenos tragos de Acuarius. ¡¡¡Asssúuuuuuuucaaaaaaaaaaaarrrrrr!!!  Cagoensuleche...

A las 15:10 en Villava 176, normal con todo ese assúcaaaaaaaaarrrrrrrr

domingo, 8 de abril de 2018

Acuatic-Trail

Oscar, Alejo y yo hemos acuñado un  nuevo término esta mañana: Acuatic-Trail: La modalidad de correr por montaña que no va por caminos sino por ríos. Y no es coña.

Tras un Invierno récord en precipitaciones aquí en Navarra, la Primavera ha continuado igual o incluso peor, o mejor si queremos llenar los pantanos ¡Ah no, que ya están llenos!  Pues eso, que está lloviendo mucho, que empezó el Viernes, siguió ayer Sábado y no ha parado en toda la noche.

A las 6 de la mañana no llueve, jarrea. Pero igualmente preparo todos los bártulos porque he quedado con Oscar y Alejo en Villava con la intención de hacer el recorrido de la Zazpimendi: 44 kilómetros y 2600 metros de desnivel positivo. Mochila y dentro el frontal, guantes gordos y finos, bidones con agua, barritas, chubasquero...  Menos esa última prenda todo lo dejaremos en el coche porque decidimos hacer solo 12 kilómetros hasta Sorauren, donde Oscar ha dejado su coche. Echaré un par de geles en los bolsillos del chubasquero y sin necesidad de frontal porque ya vemos perfectamente echamos a correr hacia el Miravalles.

Cruzar el puente de la Trinidad nos da hasta miedo: el río Ulzama baja con una crecida terrible y sus aguas rugen descendiendo la cascada, apenas visible con todo ese caudal.  Del miedo pasamos a la risa cuando ganamos altura en la primera tachuela de la excursión y descubrimos que todos los senderos del mundo se han convertido en riachuelos.

Por suerte no hace mucho frío, unos 7 grados, y cuando bajamos hasta cruzar la carretera y coger el Camino de Santiago entramos en calor a la carrera en un tramo que discurre entre llaneos y pequeños toboganes por la orilla derecha del Arga. Nos cruzamos con dos peregrinas: la primera coreana y la segunda alemana, esto lo deducimos porque es rubia, pero lo mismo es de Cuenca jajaja.

Se terminan las risas porque empieza la subida al Larzabal. Las Inov nos vienen de cine a Alejo y a mí, pero Oscar tampoco va mal con unas Salomon cuyas suelas muerden el barro tan bien como las nuestras. ¡Vamossss!

Sigue lloviendo en la cima de Larzabal ¿foto? como para sacar el móvil de la funda... Proseguimos por el cordal en dirección a nuestro siguiente objetivo: Antxoriz, corriendo entre pinos y bojes y mojándonos el doble cuando apartamos sus ramas.

Llueve más fuerte aún cuando emprendemos el último repechón para ganar la cima del Antxóriz.  Bosque cerrado de pinos, quejigos y bojes que se cierran en estrechos pasillos toda la interminable escalera que nos conduce al techo de nuestra excursión. Empezamos a tener frío y eso que la cuesta nos exige buen trabajo.

La bajada será gloriosa por una sucesión de "cataratas" de agua que baja por el sendero, un sendero salvaje al principio, lo habrán abierto para esta carrera suponemos, pero más abajo ya vamos por caminos más decentes, siempre con agua por supuesto hasta llegar a las primeras calles de Sorauren.

Nunca hemos terminado con las zapatillas tan limpias.

Una pregunta: ¿Los jabalíes no sufren de reúmas ni pulmonías? Nosotros cuando terminamos de correr nos secamos, cambiamos de ropa y nos vamos a casa calentitos pero ellos viven en el monte todo el día...  Nos alegramos de no ser jabalís aunque muchos nos llaman así.

Río Arga. Puente de la Trinidad de Villava y el salto del Batán.

Un selfie con Alejo, Oscar se acaba de pirar. Estamos más mojados que un salmón del Bidasoa y solo pensamos en secarnos, cambiarnos de ropa y almorzar algo decente...
La ruta en mi Garmin
Lo mejor de la excursión. Mi azúcar antes de almorzar: 104. No he tomado nada durante la excursión.


Nuestro compañero Alberto Ederra ha conseguido un magnífico Quinto Puesto en la General del Trail Mayos de Riglos: 30 kilómetros que también han estado pasados por agua. ¡¡Bravo!!

jueves, 29 de marzo de 2018

De Sorauren a Berriosuso...

... Recorriendo "territorio Zazpi Mendi" y subiendo a Ortxikasko, Mendurro y Ezkaba -o San Cristóbal-. Más de veinticinco kilómetros y 1353 metros de desnivel acumulado han sido un entreno de cuatro estrellas para cuatro mosqueteros: David, Iván, Carlos Nuin y servidor de ustedes, que hemos querido aprovechar este Jueves Santo y Festivo a pesar de que a primeras horas el cielo estaba totalmente cubierto y llovía un poco. Pero la cosa no ha ido a peor e incluso el sol ha asomado tímido algún ratico entre las nubes ¡¡bendito sol después de tantas semanas de invierno!!


Eso sí, barro hemos tenido todo el que hemos querido y todos mirábamos con envidia a Iván que delante nuestra progresaba mucho mejor ayudado de los bastones. Los demás trepábamos como podíamos agarrando los bojes y cualquier cosa que nos ayudara para no resbalar en las durísimas y embarradas rampas que llevaban a nuestra primera cima. Y cuidado, porque a nuestra izquierda teníamos una alambrada con bien de pinchos que no queríamos ni mirar.

-¡Tenía que haber pillado las Inov!- exclamé jadeando, agotado a mitad de esa primera subida. Pero luego, en una bajada con bastantes piedras me alegré de llevar las Kalenji Kiprun Trail, con tacos menos marcados pero con más amortiguación.

Pero de los cuatro, repito que quien mejor iba era Iván, no solo por los bastones sino porque está super fuerte y salvo las rampas más duras subía todo el tiempo corriendo, despacito pero corriendo. David podría haberle seguido pues nuestro amigo de Ubani está que se sale esta temporada, mientras que mi tocayo Nuin y yo cerrábamos la marcha intentando no quedarnos demasiado atrás.

Nuin no ha salido mucho al monte este año y ha sufrido bastante. El sábado pasado se metió el primer entreno en la Higa y sus cuádriceps todavía estaban doloridos. Pero fuerte está, porque casi no ha dejado de hablar. Lo cierto es que de los cuatro yo he sido el más callado: No puedo resollar y discutir a la vez con solo dos pulmones mientras que mis compas deben tener cuatro o seis por lo menos. ¡¡Qué envidia!!
Con Iván, David y Carlos Nuin

La Cuenca de Pamplona desde la cima de Ostiasko

Llegando a Anoz

Nos ha gustado mucho la zona, que no conocíamos y nos hemos hecho el propósito de repetir esta ruta, no solo porque David y yo queremos correr la Zazpi Mendi el próximo 20 de mayo sino porque discurre por parajes preciosos y eso que la Primavera no ha hecho ni asomar todavía: Las hayas siguen desnudas y los campos de cereal aunque ya lucen el verde estarán muchísimo más bonitos en el mes de mayo.

Anoz es un pueblo pequeñito rodeado de bosques a donde llegamos tras bajar del Ostiasko (también llamado Ortxikasko), allí el itinerario nos hace describir una vuelta gratuita que nos permite contemplarlo desde dos vertientes. Sin cruzarnos con nadie hemos chapoteado en la pista absolutamente machacada por el ganado y hemos ganado altura hacia nuestra segunda cima: Mendurro, a donde hemos llegado mucho mejor. Después hemos disfrutado corriendo algunos falsos llanos y toboganes suaves por senderos entre bojes y quejigos para salir después a una pista que tras dos zig-zags hemos dejado para tirarnos a un barranco seco en dirección a Navaz, en el valle de Juslapeña. Un pueblo muy chulo que se levanta como a la orilla del mar: justo donde termina la montaña y el bosque, dominando las fincas de cereal de una extensa llanura.

Navaz

De Navaz a Cildoz

Fincas de cereal

San Cristóbal delante nuestra

Por una pista entre fincas hemos puesto rumbo a nuestra tercera y última montaña: El San Cristóbal o Monte Ezkaba, que con casi 900 metros de altura se levanta al Norte de Pamplona. Para llegar a sus faldas hemos sufrido un pelín en una zona un poco pestosa: un pinar donde no hay senda alguna, todo lleno de zarzas y ramas caídas. No ha sido mucho rato pero los de la Zazpi tendrán que meter allí una brigada de zapadores para despejar la ruta.

Finalmente hemos subido nuestra tercera montaña siguiendo el GR220 entre encinas y pinos, por sendero más o menos embarrado al principio y cornisas de roca más arriba. A nuestra espalda el Valle de Goñi, cubierto por una cortina de agua que para cuando hemos hecho cima se ha cerrado sobre nosotros.





La ruta en wikiloc

Una gozada.

Y la cerveza, el vino y el pincho de chistorra en la Posada de Sorauren, ni te cuento. Porque teníamos que volver al punto de partida donde teníamos el coche.


Mis glucemias muy bien:

69 a las 6 de la mañana, he desayunado un café con leche y un puñado de nueces. Insulina: 1 unidad de novorapid.

Durante la excursión he tomado dos geles: el primero arriba del Ostiasko y el segundo arriba de Ezkaba. Entre Navaz y Ezkaba he comido un puñado de avellanas y almendras. A las 12 y pico en Sorauren han caído el vaso de vino y el pincho de chistorra. No he podido mirar el azúcar al terminar porque se había mojado el medidor.

150 a las 13:40, en casa. Hemos comido una paella de verduras con pollo y conejo ¡Y ensalada! Me he puesto 5 Uds de Novorapid.

83 a las 17:28