Correr, caminar, pedalear, trepar, nadar, saltar...Trabajar y VIVIR. La diabetes, una anécdota.

Siempre y cuando controlemos el ejercicio y nuestra glucemia en sangre. Esta enfermedad que junto con la obesidad está considerada la epidemia del siglo XXI permite llevar una vida activa perfectamente normal gracias a médicos e investigadores, profesionales apasionados que no dejan de trabajar para que mañana sea de verdad una anécdota. Hay dos tipos principales de diabetes: Tipo I y tipo II. La primera es la mía, la insulino-dependiente o también llamada infantil, porque en un alto porcentaje de casos se presenta a edades tempranas, aunque yo "debuté" con esta enfermedad a los 44 años. Mi sistema inmune falló y atacó a las células del páncreas que producen la insulina sufriendo a continuación los tres síntomas del libro o las "tres Pes": Poliuria (orinar mucho), Polidipsia (sed horrible a todas horas) y Polifagia (hambre, hambre, haaaambre).



¿Porqué a mí? Pensé. A mí que toda la vida he hecho deporte, que sólo tres meses antes terminé mi Cuarta Maratón en Donosti, a mí que no fumo, a mí que soy un chico formal: Buen padre y ejemplar esposo, a mí que hago la declaración de renta puntualmente y pago la contribución urbana y el impuesto de circulación religiosamente cada año... ¿Porqué?



El estrés que tantos sufrimos en mayor o menor grado, herencia genética, un catarro mal curado, la contaminación, el agujero de la capa de ozono... Médicos, familiares, amigos, vecinos y yo mismo apuntamos una u otra causa, pero lo cierto es que daba lo mismo. El caso es que mi cuerpo -mi páncreas- casi no tenía reservas de insulina y que ya no iba a producir más -o muy poca- y que iba a necesitar "pincharme" insulina todos los días.

lunes, 30 de abril de 2018

Nafarroa Xtreme III Edición

Subiendo a Goitean (km 56 aprox)
Entre Urkiaga y Artesiaga voy todo el rato dentro de una larga fila de corredores. Siempre dentro de la niebla subimos y bajamos el largo espinazo de montañas que señalan la divisoria de aguas atlántico-mediterránea. Entre el gris del cielo y el verde de la hierba nuestras camisetas de colores chillones son un contrapunto alegre en la monotonía del paisaje. Nadie habla y como incluso el viento está callado solo escuchamos nuestra respiración. En las subidas caminamos rápido pero en cuanto viene un llano o una bajada tendida retomamos la carrera todos a la vez.  Me siento cómodo y pienso si no será esto lo que llaman fluir, pues voy relajado, sin notar cansancio alguno. Mis pensamientos solo están centrados en distinguir cada accidente del terreno para saltar o cambiar de dirección. Estoy en éxtasis como los monjes derviches de Estambul o mejor aún, como los Sam, bosquimanos del Kalajari corriendo detrás de su presa por el desierto africano en un documental que vi hace unos días: Unas magníficas escenas de "caza por persistencia" que demuestran cómo estamos hechos para correr.
 
 
Verlo desde el minuto 30

El sábado 28 de abril se corría la III Edición de la Nafarroa Xtreme. Tres distancias: 68, 33 y 21 kilómetros, estos últimos en modalidad nocturna. Joseba y yo llegamos a eso de las 7:30, media hora antes de la salida de la prueba larga, la nuestra. Coincidiremos con otros dos Trizurkos: Iván y David. Los cuatro pelearemos para intentar repetir el tercer puesto en la clasificación por equipos pues como en la anterior edición este año también se disputa el Campeonato Navarro de Carreras por Montaña por Clubes. No lo conseguiremos puesto que además de los intratables A4' x KM  y los Txurregi están nuestros amigos de Adi-Ike: Mauri, Aitor, Angel y Tomás que nos darán para el pelo.  Y eso que Iván hará un carrerón y logrará un magnífico puesto 31 en la general.  ¡¡Volveremos a vernos!!

En la salida con Fernando, Joseba, David e Iván. Alejo está delante agachado.
En Zubiri también están Iñigo, Fernando y Alejo que harán de escobas en la prueba larga. Alejo hasta Artesiaga pero ¡¡Iñigo y Fernando se currarán la carrera completa!! Qué locos están algunos. Y qué fuertes...

Alberto Vela hará de escoba en la de 33 kmts, prueba en la que competirán Ascen y Egoitz, éste último otro de nuestros campeones que logrará el treceavo puesto en la clasificación.  En los 21 kmts de la nocturna también habrá un Trizurko: Alberto Larráyoz, ¡¡Bien por los valientes!!

Decir que este año la Nafarroa forma parte del Circuito Alpin-Ultras, junto con Desafío el Cainejo y los 100 kmts de la Canfranc Canfranc. Por eso en Zubiri estamos más corredores que en ninguna de las otras dos ediciones, con participantes de toda la geografía española amén de franceses, ingleses y hasta portugueses. ¡¡¡Ambientazo vaya!!!

Desde Jaén, de las montañas de Cazorla ha venido José Javier, amigo de nuestro Santi quien le acompañará unos cuantos kilómetros por el Adi y el Saioa ¡ya podías haber hecho toda la carrera campeón! Yo coincidiré con ellos, sobre todo subiendo el Saioa, la peor de las subidas, y os juro que Santi no dejó de hablar en ningún momento. Luego diría que era por distraer a Javi y hacerle menos dura la ascensión... Lo jodido es que de haberla hecho completa tampoco se habría estado callado. También está Plácido, vizcaíno de Lezama, con quien estuvimos el verano pasado en la Ultra de Villanúa. Su objetivo es completar Alpin-Ultras y hoy pondrá la primera piedra completando la primera prueba. Eso sí: sufrirá lo indecible con los pies... ¡Pobre! Y en meta además Santi le comerá la cabeza con los peligros que le esperan en el Cainejo...

Siendo mi tercera Nafarroa sabía de memoria casi todo el recorrido y salvo el tramo de la bajada a Iragui desde arriba del Goiteam, que por unos trabajos forestales la organización nos llevó por otro lado -por cierto menos técnico y mucho más sencillo-. A diferencia de septiembre, a finales de abril el verde de las hayas en la Primavera es mucho más bonito y luminoso y como todavía no han echado toda la hoja, el bosque está menos oscuro. Así las etapas que discurren entre los árboles, tienen una magia especial.
Bajando del Adi. Santi saluda a Patxi Arbizu. Foto Ramón Ferrer

Bajando del Adi. Foto Ramón Ferrer

La predicción amenazaba lluvia y fresco. Por eso he metido guantes gordos en la mochila y también una camiseta de manga larga. Finalmente tendremos mucha suerte y quitados los altos de Adi, Saioa y Zuriain, con bastante viento y niebla, disfrutaremos de buenísimas condiciones.
De Artesiaga a la cima de Saioa pasé mis apuros y fatigas como casi todo el mundo en esta que es la subida más dura de la carrera. Y en el paseo desde Saioa al vecino Zuriain tampoco tiré cohetes... Santi y Javi con quienes salí de Artesiaga se me fueron para adelante poco a poco y Joseba que venía detrás me alcanzó en Zuriain: yo iba justo y él super animado, lleno de fuerza y confianza. En el avituallamiento de Iturrondo le dije que tirara y aprovechara su momento para ganar puestos.

Tomás Goikoetxea se curró un pedazo de repor en la subida al Saioa, horas después participaría él también en los 21 kmts de la prueba nocturna. Eskerrik txapeldun!!!

Mauri y Aitor, dos pedazo de Adi Ikes
David a tope, esta vez sí que sí campeón!!

Javi acompañado de Santi


¡¡Vamos Josebaaaa!!
 En Iturrondo me puse fino de chorizo y cocacola, además de naranja, plátano y frutos secos. Rellené agua y me tiré a correr el largo descenso por el bosque hacia Lantz. Setecientos metros más abajo y sin acercarnos a Lantz nos desviamos por una zona de subi-bajas algo pestosilla donde mucha gente lo pasa mal pensando que Aritzu llega enseguida, pero no es así: cuesta un poco todavía.

Mi azúcar en esa zona está en 75, son las 13:46 y todavía falta para llegar a Aritzu así que como una barrita de proteínas con chocolate y otra de pan de higo para asegurarme la gasolina suficiente.

Me alcanza Pablo Apesteguía, un chaval majísimo del club 42195 con quien ya he coincidido algunas veces. Siempre está de buen humor y será una gozada ir juntos hasta Aritzu donde la organización nos ofrece caldo caliente -tomaré tres vasos- y macarrones. La pasta viene con algo de carne y tomate y comeré media ración. Se está muy bien en la plaza de este bonito pueblo pues aunque el día sigue nublado la temperatura es muy buena.

Van llegando corredores y al final nos juntamos una buena tropa. ¿Nos vamos? Pablo está ordenando su mochila y me dice que tire que ya me pillará en la siguiente subida. ¡Vale, hasta ahora!

Si la subida al Saioa es dura, la que viene ahora hasta las cimas de Artzeki, Urdanaz y Goitean no la regalan y con los más de 40 kilómetros de excursión que llevamos se atraganta a más de uno. Como a Joseba a quien me encuentro sentado a un lado del sendero. Le ha dado un bajón pero afirma estar recuperado así que proseguimos juntos la subida. Nos alcanza Pablo y los tres iremos juntos por estos altos que nos llevan volando por encima de los valles de Ultzama a nuestra derecha y Quinto Real a nuestra izquierda. El sol asoma entre las nubes y hace brillar el verde nuevo de los bosques que debajo nuestra se extienden en todas direcciones. ¡¡Precioso!! No había hecho una sola foto todavía pero finalmente decido sacar el móvil de la mochila y perder unos minutos. Vale la pena.

Con Joseba y Pablo


Zuriain y Saioa
¡¡Foto para la prensaaa!!




Avituallamiento de Karaton, km 52, saludamos a Uxue Fraile, campeona de Ultra-Trail y una de las organizadoras. Hablamos sobre mi diabetes y aprovecho para medirme el azúcar: 80, hora 15:56. Tomaré dos vasos de cocacola, medio sandwich de chorizo, frutos secos y dos cachos de plátano. ¡¡Adios adios!!

Joseba quería bajar de las 10 horas pero tenemos claro que en dos horas no llegamos a Zubiri. Nos queda llegar a Iragui y subir Baratxueta todavía... Uffff 

La bajada a Iragui se hace dura para las piernas, cargadísimas a estas alturas. Pablo ha tirado para adelante y Joseba se queda a echar un trago de agua de modo que seguimos por libre. ¡Venga ánimo!

¡Ánimo! le grito a Javi, el de Jaén, a quien alcanzaré abajo del valle, cuando emprendemos la corta pero puñetera subida al pueblo de Iragui donde tenemos el último avituallamiento sólido. Allí bebo otros dos vasos de cocacola, un puñado de cacahuetes y anacardos y con dos cachos de plátano en las mano me tiro hacia Baratxueta sin pensarlo un segundo. ¡¡Ya casi estamos!!


No serán ni 500 mts de desnivel pero la última cima nos hace resoplar... Uffff, pero me veo fuerte y conforme alcanzo a otros corredores me voy animando. ¡¡Esto está chupado!!

En el bosque me cruzo con Joxan Salgado ¡menudo pájaro! que se ha acercado a animar al personal y seguro se meterá un entreno de cuatro estrellas. Lo mismo que Ramón Ferrer que en la cima me ametralla con su cámara y su sonrisa ¡¡qué campeón!! El de Huesca no se ha querido perder esta carrera y como siempre se currará una excelente crónica en su super blog: Corriendo por la Sierra.

Foto Ramón Ferrer
Si los cuádriceps estaban jodidos bajando del Goitean a Iragui, no te digo nada lo que jode bajar a Usetxi, sobre todo en un par de zonas puñeteras donde puedes acabar rodando monte abajo si no aseguras el paso.

Avituallamiento líquido. Me bebo casi media botella de agua de un trago y me despido de los voluntarios dándoles las gracias: algo obligatorio con todos y cada uno de ellos en esta y todas las carreras.

Y corro, corro y corro por los senderos y pistas que me llevan a Zubiri. Cuatro kilómetros que sin duda fueron los más rápidos de toda la excursión: seguido de otros chicos que no me perdían el ritmo, fuimos a toda leche dando caza a no pocos corredores. Salvo una caída tonta en un escalón no hubo ningún otro problema hasta el arco de meta. ¡¡Metaaaaaaaa!!  10 horas y 25 minutos de excursión.

Bakaioko ¡qué fotaza! Foto Ramón Ferrer

David y Tomás en Baratxueta. Foto Ramón Ferrer

Plácido en Baratxueta. Foto Ramón Ferrer

Pablo y una chica de Zaragoza: Paula Figols con quien coincidimos en buena parte de la carrera. Foto Ramón Ferrer

8 comentarios:

  1. PABLO APESTEGUIA1 de mayo de 2018, 14:18

    Buenísima crónica Carlos. Fue un placer compartir kilómetros con vosotros. La carrera es espectacular, cada año me gusta más. Nos vemos pronto!.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Pablo, con un tio positivo como tú da gusto... El próximo año tenemos que bajar de 10 horas como sea!!

      Eliminar
  2. Aupa carlos!!
    Zorionaaaak!!
    Otra carrera chula más para la saca.
    Bravo!!
    Iñigo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese Iñigo! Tu crónica y la de Fernando como escobas durante toda la carrera tiene que ser alucinante, ya nos contarás!!!

      Eliminar
  3. Aupa Carlos!! Soy Iñaki!!! El de la foto para la prensa!!! Ja ja!! Muchas gracias por la foto. Seguro que nos vemos pronto en alguna otra aventura!! Un saludo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hombre qué tal? Qué buena Eeeh? Ahí estabamos en uno de los sitios más guapos y espectaculares del recorrido sí señor. Un abrazo campeón!!

      Eliminar
  4. Pero que envidia mas sana me das!!! que buena crónica, yo corrí la de 33, algún día, correré la larga!! entrenar, entrenar y entrenar, y espero algún día poder hacer una machada de estas! mis respetos a tod@s l@s que os atrevéis con estas distancias y mas largas.

    ResponderEliminar
  5. Gracias misterioso!! Todo está en que te guste una cosa para, poco a poco, buscar metas más difíciles.

    ResponderEliminar

¡Haz un comentario!