Correr, caminar, pedalear, trepar, nadar, saltar...Trabajar y VIVIR. La diabetes, una anécdota.

Siempre y cuando controlemos el ejercicio y nuestra glucemia en sangre. Esta enfermedad que junto con la obesidad está considerada la epidemia del siglo XXI permite llevar una vida activa perfectamente normal gracias a médicos e investigadores, profesionales apasionados que no dejan de trabajar para que mañana sea de verdad una anécdota. Hay dos tipos principales de diabetes: Tipo I y tipo II. La primera es la mía, la insulino-dependiente o también llamada infantil, porque en un alto porcentaje de casos se presenta a edades tempranas, aunque yo "debuté" con esta enfermedad a los 44 años. Mi sistema inmune falló y atacó a las células del páncreas que producen la insulina sufriendo a continuación los tres síntomas del libro o las "tres Pes": Poliuria (orinar mucho), Polidipsia (sed horrible a todas horas) y Polifagia (hambre, hambre, haaaambre).



¿Porqué a mí? Pensé. A mí que toda la vida he hecho deporte, que sólo tres meses antes terminé mi Cuarta Maratón en Donosti, a mí que no fumo, a mí que soy un chico formal: Buen padre y ejemplar esposo, a mí que hago la declaración de renta puntualmente y pago la contribución urbana y el impuesto de circulación religiosamente cada año... ¿Porqué?



El estrés que tantos sufrimos en mayor o menor grado, herencia genética, un catarro mal curado, la contaminación, el agujero de la capa de ozono... Médicos, familiares, amigos, vecinos y yo mismo apuntamos una u otra causa, pero lo cierto es que daba lo mismo. El caso es que mi cuerpo -mi páncreas- casi no tenía reservas de insulina y que ya no iba a producir más -o muy poca- y que iba a necesitar "pincharme" insulina todos los días.

martes, 24 de enero de 2012

Entrenando por el Perdón, otra vez.

Pero esta vez desde Puente la Reina y pasando primero por Ipasate y Kalaberagain, los altos que destacan a la derecha del Perdón si miramos desde Pamplona y a la izquierda si lo hacemos desde Puente - Garés.

Las 7:30 del Sábado cuando aparco el coche cerca de la casa de Edorta, que con puntualidad británica ya está preparado.  Esta vez no hace mucho frío - 8 grados -, pero en Zizur caía una chispa de agua -txirimiri-.  Aquí en Puente no llueve, pero el cielo también está muy cubierto y hay nubes bajas agarradas en los altos.

Casi 24 kmts.  2 horas 21 minutos.

Arrancamos al trote por pistas entre fincas, llaneando al principio y cuesta arriba después.  La subida es muy tendida, uniforme y sin escalones, pero eso sí:  Edorta sigue siendo un gran conversador y yo sigo siendo el rey de los monosílabos: - ¡Sí!, ¡vale! ¡Ah, bien! ¡ Uffffffff ...!, - Siento pesadas las patas y la caja pequeña para todo el aire que necesito.  Hay algún llano todavía antes de subir arriba ¡y alguna bajadica! donde me recupero.  Los frontales hoy sí son necesarios pues aquí el monte está más oscuro que en el otro lado que mira hacia Pamplona y además el piso es más irregular.

A nuestra derecha, hacia el Este el cielo se enciende rojo y anaranjado:  Empieza a clarear y podemos apagar las luces.  Hay encinas y pinos, cada vez más espesos y estamos bastante altos.  Nos metemos en la niebla y enseguida escuchamos el rumor de los molinos, los gigantescos aerogeneradores que aquí también jalonan las cimas de la sierra.

El camino aquí arriba no es muy claro en medio de la niebla pero Edorta se lo sabe de memoria y tras parar un instante, él para comer una barrita y yo para echar un buen trago al isostar, nos tiramos a la carrera, ahora cuesta abajo, en dirección al Alto del Perdón, el puerto por donde pasa la vieja carretera nacional, casi desierta ahora junto a la autovía que más allá pasa la sierra por sendos túneles de más de un kilómetro de longitud.

Pasaremos sobre la vieja carretera y seguiremos por la línea de cumbres, ahora en dirección al alto donde cruza el Camino de Santiago, donde el monumento a los peregrinos, también llamados los muñecos.  Pero antes de llegar allí podremos disfrutar de buenas carreras por senderos, asomando al vacío sobre la ladera Norte de la Sierra, pero sin mayores peligros ni cuidados.  Un alto en "los muñecos" para hacernos cuatro afotos y para abajo, porque al igual que la semana pasada no se ve el paisaje y hace frío.  ¡¡Brurrrrrr !!  ¡¡Vámonos!!





No hay rastro de peregrinos hoy aquí arriba, ni tampoco vemos ninguno en nuestra veloz carrera camino abajo por el pedregal que cubre esta pista que desciende entre encinas y enebros.   Enseguida dejaremos la niebla detrás y encima nuestra y pasaremos a galopar entre campos de cultivo.   Uterga (493 mts), Muruzabal (444 mts) y Obanos (412 mts)  están tranquilos en estas primeras horas del Sábado, algunos vecinos transitan sus calles, entre palacios de armería, pórticos de piedra e iglesias que bien podrían pasar por catedrales.  






Nuestra rápida etapa jacobea pronto nos lleva a Puente la Reina (344 mts) , la capital de la comarca, a donde llegaremos poco antes de las 10 de la mañana.  Edorta me había prometido un almuerzo por todo lo alto, así que antes de ir a su casa nos acercamos a la calle mayor donde nos hicimos con la  barra de pan que mejor me ha sabido esta semana:  ¡qué huevos fritos! ¡qué salchichas!   Muchas gracias Edorta, Teresa y Martina !!!!!!!!!!!!!!
Iglesia del crucifijo, en Puente la Reina

Vista desde el otro lado del pasadizo.


Unas pocas fotos más .


Mis glucemias:  130 por la mañana antes del desayuno (6:15)  y 50 antes de sentarme a almorzar con Edorta.  No me puse insulina y en mi casa a eso de las 12 tenía 200, bueeeeno, me puse 2 uds de novorapid y me comí una naranja, que dicen tiene vitamina C, je, je...

Durante el "paseo" sólo bebí isostar del camel y al final, pasado Obanos comí una tableta de gluco-sport.  Todo el tiempo buenas sensaciones, salvo la subida que iba matao....  pero no era por hipo sino porque soy un pelao y tengo que entrenar más.

4 comentarios:

  1. Carlos,soy David el vecino de Alberto Vela,cuando puedas me llamas que he perdido tu telefono.Un saludo y gracias.

    ResponderEliminar
  2. OK David, pero espera que sea para dar una vueltecica por la Higa, que me la tienes prometida...

    ResponderEliminar
  3. la Higa, San Donato, el Perdón... le das a todo!!!! jajajaja
    Aunque la verdad, en la variedad esta el gusto
    SALUDOS!

    ResponderEliminar
  4. Hi, I came across your site and wasn’t able to get an email address to contact you. Would you please consider adding a link to my website on your page. Please email me back.

    Thanks!

    Mandie Hayes
    mandie.hayes10@gmail.com

    ResponderEliminar

¡Haz un comentario!