Correr, caminar, pedalear, trepar, nadar, saltar...Trabajar y VIVIR. La diabetes, una anécdota.

Siempre y cuando controlemos el ejercicio y nuestra glucemia en sangre. Esta enfermedad que junto con la obesidad está considerada la epidemia del siglo XXI permite llevar una vida activa perfectamente normal gracias a médicos e investigadores, profesionales apasionados que no dejan de trabajar para que mañana sea de verdad una anécdota. Hay dos tipos principales de diabetes: Tipo I y tipo II. La primera es la mía, la insulino-dependiente o también llamada infantil, porque en un alto porcentaje de casos se presenta a edades tempranas, aunque yo "debuté" con esta enfermedad a los 44 años. Mi sistema inmune falló y atacó a las células del páncreas que producen la insulina sufriendo a continuación los tres síntomas del libro o las "tres Pes": Poliuria (orinar mucho), Polidipsia (sed horrible a todas horas) y Polifagia (hambre, hambre, haaaambre).



¿Porqué a mí? Pensé. A mí que toda la vida he hecho deporte, que sólo tres meses antes terminé mi Cuarta Maratón en Donosti, a mí que no fumo, a mí que soy un chico formal: Buen padre y ejemplar esposo, a mí que hago la declaración de renta puntualmente y pago la contribución urbana y el impuesto de circulación religiosamente cada año... ¿Porqué?



El estrés que tantos sufrimos en mayor o menor grado, herencia genética, un catarro mal curado, la contaminación, el agujero de la capa de ozono... Médicos, familiares, amigos, vecinos y yo mismo apuntamos una u otra causa, pero lo cierto es que daba lo mismo. El caso es que mi cuerpo -mi páncreas- casi no tenía reservas de insulina y que ya no iba a producir más -o muy poca- y que iba a necesitar "pincharme" insulina todos los días.

domingo, 23 de enero de 2022

Por territorio Basajaun


Hoy Sábado nos hemos levantado más temprano que cualquier otro día de la semana.  También hace frío como lo lleva haciendo desde que empezamos el año.  Qué queremos si estamos en enero...
Son las 8 de la mañana cuando llegamos a Ganuza, a unos 30 minutos de Pamplona.  Adrián, Carlos Nuin, Alejo, Borja y yo hemos venido en dos coches y no tenemos ningún problema para aparcar en la entrada del pueblo totalmente desierto ahora, cuando volvamos estará todo petado...

El termómetro dice dos grados bajo cero y corre un pelín de aire por lo que todos vamos bien forrados.  Todos menos Adrián que hoy será el chico valiente con sus pantalones cortos.  Yo sigo siendo un cobarde con mis dos mallas: La térmica y la del equipo ¡¡Poco bien que voy...!!  Gorro, guantes, el chubasquero... ¡¡Y nos vamos!!

Alejo es quien ha propuesto la ruta que llevamos en el track pero arriba de la sierra improvisará alguna variante, con eso y con los árboles derribados en los senderos no nos aburriremos...  

Empezamos por una pista que nos lleva encima de Ollobarren, el pueblo vecino y enseguida estamos en el sendero que asciende hacia las paredes de la sierra.  La carrera da paso a un rápido caminar dirigido por Alejo que no se entretiene ni parar mirar el paisaje: El Valle de Allín, debajo nuestra se extiende todo oscuro en contraste con un cielo cada vez más luminoso anunciando la pronta salida del sol.  Montejurra recorta su negra silueta al fondo todo chulo pero ni eso consigue que nuestro jefe nos de un respiro.  Borja se detiene para hacer alguna foto y gracias a eso aprovecho para coger un poco de aire... Arfff!!!

Montejurra

Llegamos al Ojo de Ollobarren, un agujero en la pared que permite acceder arriba de la sierra.  Con los primeros rayos del sol casi habíamos entrado en calor pero al asomar al otro lado estamos nuevamente en el Polo Norte: La cara Noroeste de la montaña continúa en sombra y muchos rincones no verán el sol en todo el día...  No pasa nada, porque ahora la pendiente es muy poca y podemos correr al tran tran por el sendero.

A ver si es por aquí... ¡No! Mejor por allá...

Allí lejos esos montes con nieve detrás de Urbasa son las sierras de Aratz y Aitzkorri

¡¡Vamos Adrián!! ¡¡Aquí puedes ir a menos de 3 minutos el km!!

Así llegaremos a la ermita de Santiago y de ahí tiraremos por pistas, caminos y rasos de hierba blancos por la escarcha buscando la ruta que nos lleve a otra ermita: San Cosme y San Damián, encima de Galdeano y dentro del hayedo.  Despues asomaremos al valle, ahora totalmente iluminado y daremos vuelta para regresar siguiendo ahora el borde de los escarpes, disfrutando del Sol y de un paisaje infinito que nos muestra desde los Pirineos hasta los Picos de San Lorenzo y San Millán en la Rioja y Burgos.  




Alejo desesperado con las paradas de los fotógrafos...

Unos 20 kmts y más de 900 mts de desnivel positivo en mi Garmin



Mi diabetes y yo:

Me he levantado a las 6:15 con 140 de azúcar. 2 uds de novorapid con el desayuno (café y nueces).  En Ganuza a las 8 tenía 142, perfecto para empezar la excursión.  Después no he podido volver a mirar el azúcar porque el sensor estaba frío y no sirve de nada frotarse el brazo para calentarlo.  He tomado un gel y una barrita de chocolate durante el paseo y cuando hemos parado en el camping de Iratxe para echar un café tenía 144 así que muy bien.  Solo he tomado un café americano pero mirando de reojo los pinchos de tortilla de Borja y Adrián. No pasa nada, ya casi puedo dominar mi alcoholismo, quiero decir mi hidratosdecarbonismo:  Pinchos de tortilla, pan, patatas, paella, turrón, bizcochos...  En fin todo lo que sube hasta las nubes el nivel de azúcar en sangre a todo el mundo, tengamos o no diabetes.

Bueno, en casa para comer me he puesto hasta arriba de lentejas, que también son hidratos pero menos malos y con 6 uds de novorapid a las dos horas tenía 128.  

lunes, 17 de enero de 2022

Nafarroa Xtrem 32 k Muy Fría

 Muy fría no, ¡¡Helada!!  Eso sí nada de barro, de modo que no ensuciamos las zapatillas en nuestra excursión de ayer Domingo 16 de enero.  Un día muy frío como manda el mes de enero, pero sobre todo como manda el anticiclón que nos tiene puesta esta "bolsa" de aire polar desde hace unos días.

A las 8 de la mañana en Zubiri tenemos 7 grados negativos y somos 4 los campeones que nos vestimos de romanos pensando en los montes y bosques de Quinto Real: Adrián, David, Borja y yo.  El más valiente será Borja que se baja del coche en pantalones cortos luciendo patas y sonrisa.  Los demás no somos tan atrevidos y yo menos aún porque llevo dos mallas, a ver: Que ayer cumplí muchos años y a cierta edad hay que cuidarse...  Podríamos tomar un café en el Gau-Txori que ya está abierto para servir los primeros cafés a los cazadores pero no queremos perder ni un minuto.

Seguiremos el recorrido de la Nafarroa Xtrem "corta" que antes eran 32 kmts y este año serán 35.  Yo he descargado la ruta de la primera y Borja de la segunda.  Una y otra se diferencian muy poco así que no supondrá mayor problema jugar a seguir el recorrido.

Echamos a correr con las primeras luces.  La hierba está blanca en las fincas junto a la carretera que nos lleva a Saigots. Cruzamos el río Arga por el puente que hace poco han arreglado y comenzamos la subida por la estrecha pista montaña arriba.  El sonido del agua se queda atrás y bajo las ramas desnudas de los árboles sentimos el silencio, un silencio helado, amenazador...  


¿Quién se ha dejado la puerta de la nevera abierta?

Cuando más arriba salimos a estos rasos el sol nos dio la bienvenida y lo agradecimos

Borja es un campeón, ¡¡Vale por tres!!

Gracias por la fotico Borja!!!

De perros no, ¡¡De lobos!!

El hayedo en Invierno tiene las ventanas abiertas para que entre toda la luz...

Ahí arriba tenemos el Adi


Fotico en la cima.  Nos la hizo una pareja de valientes que habían subido con el perro.


Cima de Arzabal

El embalse de Eugui debajo nuestra

La recompensa en el Gau-Txori ¡¡No hay mejor premio!!

Vídeo de Borja

Enchufé mi reloj cinco minutos y un kilómetro después de empezar...


Mi diabetes y yo

A las 6:02 de la mañana me he levantado con 169 de azúcar en sangre.  Culpa de mis alegrías por el cumpleaños ayer y es que todos los días no se cumplen 59...  Me he puesto 2 uds de novorapid y he tomado mi café de siempre con cuatro nueces y seis o siete almendras crudas.

A las 10:47 bajando del Adi tenía 99 de azúcar.  Había tomado un gel en la subida.  Tomé otro bajando y a eso de las 12:00 quise hacer otro control pero el móvil me dio el siguiente mensaje: "Su sensor no funciona. Quite su sensor e inicie uno nuevo"  ¡Mecachis la mar!   Pues no tenía otro en ese momento.  Continué la aventura y como más tarde noté algo de hambre (señal de que el azúcar iba para abajo) comí media barrita energética de chocolate y unas avellanas con arándanos.  

Al llegar a Zubiri, en el Gau-Txori nos dimos un homenaje y yo me regalé un pincho de chistorra con una copa de tinto, el pincho con bien de pan ¡¡Dios qué bueno!!  No puse nada de insulina pero la jugada no salió mal pues en casa a las 15:10 tenía 96 de azúcar. Me puse 4 uds de insulina y comí un plato de menestra, una cuajada con nueces y arándanos y un café con leche.  A las 17:29 tenía 115 ¡¡Bien!!

Nota: Hoy me he puesto en contacto con el servicio de Abbott para informar del fallo de sensor (solo llevaba en uso 4 días de los 14 de funcionamiento) y me lo van a sustituir sin coste alguno.  Alguna vez me había pasado que se despegaba por rozar o chocar con algo pero en esta ocasión no ha sido así.  Por cierto que cuando informas de estos incidentes siempre preguntan si has tenido algún problema de salud por hipo o hiper glucemia asociado al fallo de sensor.  Afortunadamente en mi caso, al quedarme sin sensor no se cayó el mundo porque mis sensaciones siempre son una referencia y si me equivoco será siempre por comer de más. En ese caso tendré alto el azúcar pero eso es malo a largo plazo como sabemos. No nos pasa nada por tenerlo alto unas horas...  Bueno, siempre que no se nos vaya a las nubes, claro.

domingo, 2 de enero de 2022

Empezando el 2022

Primeras luces del día. Foto de Borja

 Dando una Vuelta por el Valle de Aranguren

Domingo 2 de enero, qué mejor forma de quemar todas esas grasas, azúcares y proteínas que con tanta alegría nos hemos metido al body en estos días de fiestas navideñas, que meter una tirada de treinta kilometracos por el monte.  Para eso hemos quedado esta mañana a las 7:30 en Noain, desde donde hemos tirado para arriba por la Sierra de Tajonar.  Todavía era de noche así que los frontales nos han sido necesarios durante la primera media hora.  Conforme subíamos hemos disfrutado de un amanecer muy guapo delante nuestra:  Al fondo del Valle de Elorz, entre Peña Izaga y la Higa, el cielo se ha pintado de rojo primero y rosa después con la salida del sol.  Pero hoy las nubes han tapado el sol y ya no hemos visto al deseado Lorenzo, casi mejor porque bastante nos hemos calentado con la paliza.  

Tedy tiraba primero del grupo seguido por David, Borja y Alejo.  Fuertes como el vinagre estos cuatro cabr.... magníficos.  Dani y Oscar también están fuertes pero iban más tranquis y querían disfrutar más, jeje...  Detrás íbamos Nacho, Rebeca y yo, que además de disfrutar, necesitábamos coger el aire suficiente en las primeras cuestas, socorrooooo!!!!!  

Nos faltaba Santi que llegó tarde y salió detrás nuestra confiando en alcanzarnos.  Nos pilló en el Portillo de Andricáin y tan contento iba que mantuvo el ritmo de persecución poniéndose el primero de la cuadrilla.  Mala idea porque desde ahí hasta el Castillo de Irulegui docenas de pinos caídos por la última nevada obstaculizaron la marcha, además de los continuos subi-bajas en esta parte del recorrido, pasando por la cima del Bagadi (887 mts) entre otras.  Lo peor los ciento cincuenta y pico peldaños de la escalera  que trepa a los altos de Irulegui pues ya con 14 kmts en las patas escocieron un poquillo.  Lo dicho, esa fue la parte más exigente: Del Portillo de Andricáin al Castillo de Irulegui.

Gracias por la foto, Dani!!!

Una paradica para reagruparnos (la parada del hijoputa)

Nacho y Rebeca lo han pasado regular pero no han dejado de hablar en toda la excursión...

Castillo de Irulegui. David mirando hacia el Piri

Allí lejos vemos el Perdón, ¡¡Ya falta menos para la Galar-Trail!!

El señor del castillo, Alejo I, controlando sus tierras

Santi nos hizo una fotico de grupo. Solo nos falta el platillo para que  nos echen monedas...

Una vez en nuestro castillo debíamos decidir cómo volver a Noain.  Cualquiera de las alternativas suponía otra kilometrada a sumar a los 14 kmts que llevábamos.  Finalmente apostamos por continuar la excursión por la línea divisoria entre valles hasta encima de Ardanaz, a donde bajaríamos para tirar después por mitad del valle hacia Zolina, junto a la Balsa de ídem.  

Pero Alejo, Nacho y Rebeca decidieron restar kilómetros bajando directos a Aranguren pueblo, su idea fue quitar kilómetros yendo más directos a Zolina.  Fue justo allí donde nos volvimos a encontrar.  En Zolina debíamos volver a ganar altura por las faldas de la Sierra de Tajonar hacia los depósitos de Noain pero Nacho, Rebeca y Santi no estaban para mucha más fiesta y decidieron terminar por carretera. Con ellos fueron Alejo y Dani por lo que estoy seguro que no faltarían risas y charla entre juramento y juramento.

Santi, Dani y David junto a la balsa de Zolina o Ezkoriz

Borja, Oscar y Tedy caminando hacia Zolina.  Enseguida volvieron a correr, no se piensen.


Treinta y dos kilómetros completados por los más guapos (o los que menos turrón hemos comido estos días).

Los mismos juramentos que llevaría Tedy en su cabeza, muy callado y apretando los dientes para no pensar en ciertas rozaduras que le amargaron media excursión.  Para la siguiente apuntamos la vaselina como material obligatorio.

Las 12:30 cuando todos llegamos a la meta.  Tras cambiarnos de ropa echamos las últimas risas y algunos hasta una cerveza.  Y otros hasta pincho de tortilla... ¡¡Vivan las mañanas duras de Domingo!!


Mi diabetes y yo                                                

Si esta montaña rusa os asusta mejor  no os pongo otras de estos últimos días.  Me resulta muy difícil no picotear un trozo de turrón o un mazapán en estos días y ya no hablemos de beber un vino rico o un buen cava...  En cualquier caso si ayer fui alto a la cama fue por las canelones de mi madre (y algunas otras cosillas como ya he confesado...).  

Bueno, pero a las 6:15 que me he levantado tenía 140 mg/dL de azúcar en sangre, que no es una barbaridad.  He desayunado lo de siempre: Un café con leche de almendras sin azúcar y un puñado de frutos secos -nueces, avellanas y almendras-.  Me he puesto 2 uds de novorapid.  

A las 8:46 casi al final de la Sierra de Tajonar, ya llevamos una hora de excursión y estaba por las nubes ¡¡291!!  Sería por el sofoco, yo qué sé.  Pero me he puesto 2 uds más de novorapid.  A las 10:16 ya habíamos dejado atrás el Castillo y tenía 167 de azúcar.  Como no había tomado nada más que agua hasta entonces he tomado un gel.  Un rato después nos estábamos metiendo buenas carreras llegando a Ardanaz y a las 10:40 estaba en 110 y bajando. Ha caído otro gel.  A las 12:49 en Noain tenía 77.  Me he portado bien y solo he tomado un cortado mientras que Dani y Alejo se han comido un pedazo de pincho de tortilla...  En fin.

Para comer hoy teníamos ensalada y un pedazo de entrecot con pimientos de piquillo ¡¡cojonudo todo!!  Eso y un café con unas nueces y un cacho de chocolate 92% cacao de postre.  Me he puesto 7 uds de novorapid y dos horas después estaba con 145.  Más tarde ha bajado un poco y me he comido una naranja.  Ahora estoy en 100 y vamos a ver si mantengo ese número sin muchos toboganes en los próximos días...  De insulina lenta sigo poniendo solamente 7 uds de tresiba en la cena.  Es poco y puede que lo revise en mi próxima cita con la endocrino.  Lo que veo claro es que los excesos de un día en la comida supone ver una montaña rusa de glucemia en los dos siguientes.  Mi propósito y deseo para este año 2022:  Convertir las montañas rusas en suaves toboganes.  A ver.


jueves, 30 de diciembre de 2021

Despidiendo el año

 Por territorio Sansilbestrail, en Zubiri, donde los organizadores de la Nafarroa Xtrem celebraron la segunda edición de esta carrera con dos distancias: 20 y 8 kmts que permiten despedir el año a tope de barro a todos los jabalís ávidos de correr por senderos, rasos de hierba, hayedos y bojes. Dominando un paisaje de cuatro estrellas desde la cima del bonachón Baratxueta, que con sus 1148 mts es el techo de la prueba.  La fiesta fue el pasado 19 de diciembre, cuando por fortuna ya se había marchado casi toda la nieve caída unas semanas antes.  A ver si en el 2022 me animo a correrla porque tiene que ser muy chula.  Y dura.

Esta mañana he salido yo solito para seguir el recorrido de la prueba de 20 kmts hasta la cima del Baratxueta. Para regresar a Zubiri he preferido seguir el GR322 de modo que al bajar a Usetxi he seguido el mismo camino: Cinco kilómetros por sendero dentro del bosque muy muy chulos y trialeros.

El día ha sido magnífico:  Las nieblas han regresado a la Cuenca de Pamplona pero en cuanto he cogido un poco de altura el sol de diciembre me ha calentado de tal forma que he terminado corriendo en manga corta.  Al regresar a Zubiri el termómetro marcaba 11 grados cuando al salir solo eran 2 positivos...

Usetxi se despereza en la mañana de este 30 de diciembre

Salir de la niebla y notar el calor del sol es todo uno

En manga corta

El pueblo de Egozkue se calienta al sol debajo de Baratxueta

Por allí se ven las Sierras de Andía y Beriain.  Y detrás del todo los montes de Ezcaray blancos, blancos.

Los Piris, desde el Ori a Collarada

Cima de Baratxueta

La Cuenca de Pamplona es un mar de niebla.  Distinguimos la Higa, Alaitz, Erreniega... ¡¡Y el Moncayo también!!

Poquita nieve queda en el Adi.

El mejor final para una buena excursión.

20 kilómetros y tres horas de disfrute.

¡¡Feliz 2022!!